Yo no soy yo...
"Soy esta
que va a mi lado sin yo saberlo;
que a veces voy a ver,
y que a veces, olvido.
La que calla, serena, cuando hablo,
la que perdona, dulce, cuando odio,
la que pasea por donde no estoy,
la que quedará en pie cuando yo muera".
Juan Ramon Jimenez

10 jul. 2011

Dicen que cuesta un minuto...

...encontrar a una persona especial... 


Ayer fue el cumple de mi pelirroja favorita!! cumple ** y como es una muchacha excelente y ella se lo merece todo, hace algo más de un mes pensé, (luego dirá que no hago esfuerzos por ella...) que posiblemente le gustaría una caja para guardar sus puntillas, claro que 1º tiene que encontrarlas.. pero esa es otra historia.. A lo que estamos.. Vi hace unos meses navegando por la red, ( que bonito y que fino me ha quedado..) una caja-costurero de esas que la parte superior lleva un cristal y hace a su vez de expositor.. y volví a pensar..(otra vez..) esto.. con 2 cajas de las de las gambas... y unos listones, un cristal, bisagras, tela, y mucha imaginación...

Y manos a la obra, deshice la caja que había visto mentalmente para "vislumbrar" el sistema de colocar el cristal sobre la tapa que era el paso que más me preocupaba y se me ocurrió esto:

Lo 1º que hice fue quitar la base a una de las cajas, esta tabla es la que luego servirá de base para el bordado que vamos a exponer.

Una vez con la caja desfondada marqué por el perímetro superior una linea que servirá para pegar los listones que soportaran la tabla con el bordado.
 y pegué los listoncitos, son de madera muy finita, de los que se usan para las maquetas etc.
Después tomé la medida del interior de la tapa, osea, la parte que queda por encima del listón para cortar la tabla que quité antes.
y con la segueta la dejé a medida, y encaja!!
Bien, pues llegó el turno de el bordado, un texto, super sencillo y unas puntillas y unos botones bastarían para decorar la tapa... aquí lo veis sin puntillas..

con el lino bordado solo quedaba en este paso pegarlo a la tabla, como un simple tapizado y pegado con alkil..

Con las 2 cajas preparadas inicié el proceso de decorarlas, de esto no he hecho fotos por que hay varios p.a.p. por aquí , solo las pinté con un color chocolate y las decapé con cera de vela en un color neutro, un poco de craquelado, muy  finito, unos sellos en color marrón y una manita de patina y sin más.

El interior lo entelé, la formula es también sencilla, recortar unas piezas de cartón de la misma medida que los laterales y fondos de la caja y colocarlos sobre las correspondientes  piezas de tela, pero  de tamaño un poco mayor, para luego doblar este sobrante hacia atrás y pegarlo.
Luego solo hay que pegar cada pieza contra su correspondiente  "pared".
Así queda tapizado el interior



En el contorno interior de la caja pegué una cinta a juego para rematar el trabajo de tapizado.

Para colocar el cristal corte un liston de los que se usan para enmarcar fotos, lo corte con una segueta, o sierra pequeñita y una caja de ingletes a medida, lo decoré a juego con la caja y le coloqué dentro un cristal muy fino, una vez que el marco estaba preparado solo quedaba colocar las piezas en orden, 1º el bordado y ahora si, pegué el cristal enmarcado sobre la tapa.
Aqui podeis ver ya las puntillas, los botones y como no, una mariposa que complementan el bordado


Y ahora era ya el turno de colocar los herrajes, un par de bisagras, un cierre, una rosa en color bronce a juego del resto y  en los laterales unos tiradores antiguos que harían las veces de asas.

Para la base, a modo de patas, coloqué estas piezas metalicas que me encantaron nada más verlas...
y sobre el cierre como tirador la rosa a juego del resto de piezas metalicas...
Al principio cuando fui a lijar la caja para pintarla, descubrí que se había quedado una de las grapas que traen desde la pescaderia, y decidí dejarla en su sitio, como guiño a esa 2ª oportunidad que le he dado a estas simples cajas, desde que se me ocurrió la idea de reciclarlas, como bandejas y ahora como cofres son muchas las que van pasando a ser objetos prácticos y decorativos, así que para que quede algo de lo que en su día han sido ahí se quedara para siempre.


Y este es el resultado final
Las primeras puntillas que habitaran la caja...

tenia casi al 100% la seguridad de que le iba a gustar, y así ha sido, su carita al descubrir el paquete fue ... toda una satisfación. El fin de semana ha sido genial, junto a Nieves y su pequeña gran familia como yo les llamo, celebrando esos ** añazos que le sientan de maravilla !!!, asi que solo me queda plasmar aquí, en la trastería, mi agradecimiento por su hospitalidad y el cariño que me llevo siempre que salgo por la puerta de su casa. Gracias preciosa!!!

He disfrutado muchisimo maquinando cada paso para esta transformación y el tiempo invertido ha marecido la pena, ahora solo queda que la llene de puntillas e ilusiones.

Visitantes recientes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares