Yo no soy yo...
"Soy esta
que va a mi lado sin yo saberlo;
que a veces voy a ver,
y que a veces, olvido.
La que calla, serena, cuando hablo,
la que perdona, dulce, cuando odio,
la que pasea por donde no estoy,
la que quedará en pie cuando yo muera".
Juan Ramon Jimenez

25 may. 2011




Cuenta la leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.
Ante este dilema y después de profunda meditación, hizo esto:
Tomo la redondez de la luna, las suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de las hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de las flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del sol y las gotas del llanto de las nubes, la inconstancia del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real, la suavidad de la pluma de un cisne y la dureza del diamante, la dulzura de la paloma y la crueldad del tigre, el ardor del fuego y la frialdad de la nieve.
Mezclo tan desiguales ingredientes, formó a la mujer y se la dio al hombre.
Después de una semana, vino el hombre y le dijo: ¡¡¡Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, parece que se divierte al hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella!!!
Bien, contestó Dios y tomó a la mujer.
Pasó otra semana, volvió el hombre y le dijo: Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, ella cantaba y jugaba a mi lado, me miraba con ternura y su mirada era una caricia, reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al contacto. Me cuidaba y protegía cuando lo necesitaba, me daba dulzura, ternura, comprensión y amor sin condiciones, por favor Dios, devuélvemela, ¡¡¡porque no puedo vivir sin ella!!!
Ya veo, dijo Dios, ahora valoras sus cualidades, eso me alegra mucho, claro que puedes tenerla de nuevo, fue creada para ti, pero no olvides cuidarla, amarla, respetarla y protegerla, porque de no hacerlo, corres el riesgo de quedarte de nuevo sin ella...

5 comentarios:

  1. tata.........tata.........tata............ays.
    Bsts.....tac.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto somos una mezcla de todas esas cosas......incomprendidas a veces por los hombres(ellos son mucho mas simples) ,pero absolutamente necesarias.
    Con su simplicidad en general , viven mucho mas tranquilamente la vida,no se la complican y son felices....para eso estamos nosotras para complicarsela un poquito de vez en cuando....y que la vivan mas intensamente.(siempre hay excepciones)

    ResponderEliminar
  3. Se me a puesto la carne de gallina,precioso texto y una muy buena reflexion, besos
    Tauro

    ResponderEliminar
  4. ¡Que preciosa leyenda!!!! Cuanta verdad encierra sobre la mujer y que poquito nos entienden a veces los hombres con su forma de entender la realidad.Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado.
    En menos de lo que canta un gallo estoy en tu maravillosa tierra.
    Besitos guapa.

    ResponderEliminar

Visitantes recientes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares